SOMOS HIJAS DE LAS BRUJAS QUE NO PUDISTE QUEMAR

Hoy he tenido un sueño, me he despertado llorando, a veces duele recordar pero a mi me gusta, prefiero vivir sabiendo que morir durmiendo.

Debía de ser hace mucho tiempo, quizás durante la época medieval, vestía harapos y todas las construcciones a mi alrededor eran de piedra. Yo gritaba a un hombre montado en un caballo, él me miraba despreciándome, sin muchas palabras, con otros de su cuadrilla también montados en caballo me rodeaban, yo miraba a mi pueblo, ya casi no quedaban hombres que me pudieran proteger, todos habían muerto y las mujeres, con hijos en las manos no querían arriesgarse, demasiados han muerto ya…

Me clavan una lanza con cuatro dientes en el vientre y arrastrándome por el suelo él grita que si hay alguien más que quiera hablar que lo haga ahora, o que calle para siempre.

Todos callaron, demasiados han muerto ya…

Mi cadáver fue colgado en la plaza del pueblo, así todos y todas recordaban cada día que les pasaría si hablaban. Desde entonces las mujeres y los niños se encerraron en sus casas, ya no había alegría, ya no había fiesta, ya no había fraternidad, ni amistad tampoco. Era demasiado alto el precio..

Todo lo que sabían, lo olvidaron y las pocas pruebas de que existió otra forma de vivir, de ser y relacionarse ellos, los que montaban a caballo se encargaron de destruir, de cambiar las historias, los cuentos, … TODO.

No quedó ningún recuerdo de esa otra etapa, donde las mujeres celebraban constantemente la vida, donde los niños vivían tranquilos y en paz rodeados de su familia extensa, no la de sangre solamente sino todos eran sus padres, abuelos, tíos, hermanos… la tribu.

Desde entonces el dolor que sentían las mujeres llegó bien profundo dentro de ellas, se instaló en su vientre, en su corazón de verdad. Se puso duro como una piedra. Ya no latía, ese útero ya no reía y cualquier movimiento causaba dolor. Sus menstruaciones empezaron a ser dolorosas, la sexualidad se convirtión en un mero tramite para procrear, para crear sirvientes del “señor” y con cada parto sufrían el infierno y muchas morían, demasiado dolor y tristeza se liberaba como para seguir viviendo.

Ese dolor se fue transmitiendo generación tras generación, si ser mujer es esto, mejor seré un hombre. Vivimos actualmente en una sociedad donde las mujeres han adoptado el rol de los hombres, pero nadie quiere el de las mujeres, el de las cuidadoras…. Pero es que quizás no es esto solamente ser mujer…

Yo soy mamá de una niña de 10 meses y vivo en pleno campo aislada con mi marido, y cada día veo y sé que la naturaleza humana no esta hecha para criar así a sus hijos, siento que necesito más manos, compartirlo con más mujeres y más hombres y así poder celebrar la VIDA. ¿Dónde quedaron esas tribus de hombres y mujeres unidos para vivir, para proteger y celebrar la vida?

Esos hombres montados en caballos gobiernan ahora el mundo, y tristemente sirven de modelos y referencia para otros muchos que quieren ser así. Yo se que otro mundo es posible, al menos antiguamente fue diferente, lo siento en mis tripas, seguramente todo fue olvidado y cualquier prueba borrada, pues me da igual, confío más en mi y mis sensaciones y sé que puede ser diferente.

Escribí El tesoro de Lilith para recordarme a mí misma y a cualquiera que desee leerlo que necesitamos recordar lo que fuimos, necesitamos recuperar nuestra sabiduría, nuestra confianza y libertad para así poder decir BASTA delante tanta atrocidad. Sólo mujeres y hombres libres podrán crear otro mundo, otra forma de relacionarnos y otra forma de ser.

Una libertad que empieza por recordar nuestras reales raíces y que cada una ha de hacer por sí misma.

Yo no soy hija de una bruja que quemaron, yo soy Lilith,
a mi me quemaste miles de veces y sigo volviendo,
porque no puedes matarme,
vivo en lo más profundo de cada niña, de cada chica y de cada mujer,
soy la semilla de la sabiduría.

Si ellas me cuidan creceré.

Escrito por:

Carla Trepat Casanovas, Investigadora de la Sabiduría Femenina y creadora del libro “El tesoro de Lilith, un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual”.

26 Comments on “SOMOS HIJAS DE LAS BRUJAS QUE NO PUDISTE QUEMAR

  1. Wow! Que belleza la sabiduría llega a quien la pide y comprende en su corazón. Algo nos une a todas un círculo de mujeres muy fuerte que siempre. Existirá.

    Me gusta

  2. Me parece muy hermoso lo que escribiste y muy interesante pues como se comenta uno siente que no somos casualidad somos causalidad por que nos comunicamos sin saber de nuestra existencia mas sin embargo algo nos une nos comunicamos bendita tecnología pues eso nos a echo conocernos aun muy lejos unas de las otras Pero mira aquí estamos unidas eso es perfecto pos ni nos conocemos físicamente pero ese cordoncillo nos unaa pezr de la distancia Me gusto mucho tu información felicidades Saludos.soy de mazatlan magdalena arias.

    Me gusta

  3. Necesito información… mi bisabuela y mi tatarabuela era unas supuestas bruja según mi madre, era de Toledo y según ella podían curar a la gente, no quitarles un cáncer pero si sanar los huesos o cosas por el estilo, también decían que podían adivinar el futuro… pues esto último nos pasa a todas las generaciones por la parte de mi madre, adivinamos las cosas antes de que pasen… no se, por ejemplo, es como si va a ver un accidente y en mi cabeza veo en accidente antes de que pase. He estado investigando y no es coincidencia por que en toledo de 1500 para arriba hubo muchos casos de brujeria y esto hasta hoy lo desconocía… os quería pedir si vosotros sabéis algo de estas cosas o parecidas.. gracias de todos modos

    Me gusta

    • Creo que debes recordar todo esta en tu adn ..somos la representación viva de nuestros ancestros . Hay mucho que recordar y despertar.

      Me gusta

  4. En tu historia me reconocí demasiado..ya que considero que sería hermoso vivir en comunidad…en la naturaleza misma..construir ..y no destruir..vivir en armonía con el universo..

    Me gusta

  5. Nos han quemado varias veces y seguimos regresando. La semilla queda bajo la tierra esperando el momento fértil de salir. Sí se puede generar otra vida, otra existencia. Gracias por hacernos acuerdo!

    Me gusta

    • Hola guapa,que publicacion más bonita,yo presiento cosas desde niña,jamas me equivoco,si un embarazo sera niño,niña,si una pareja sera feliz,si me miran a los ojos se, en cinco minutos como es una persona y quito dolores con mis manos,siempre supe q era de familia y claro q soy, en mi caso nieta de una bruja del norte,de un pueblo de vizcaya, orgullosa de ello pues se que ayudaban a la gente

      Me gusta

  6. Yo también siento que hay una “sabiduría” interior que nunca podrá nadie destruir y que solo los que desean ser conscientes de ella podrán asumir la responsabilidad de mostrarla a los demás aunque otr@s personas no la entiendan. También creo que hay una energía universal que nos conecta a tod@s y lo que sentimos está siempre en relación a esa energía pero aùn no sabemos como funciona esa conexión y lo que sentimos aveces es tan intenso que al no entenderlo enfermamos o nos fustramos, o actuamos de forma violenta por eso las guerras, el miedo…aùn nos queda mucho por entender. El ser humano es aùn primitivo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Pingback: Siamo figlie delle streghe che non riuscisti a bruciare | Il tesoro di Lilith

  8. Estupendo…!!! Y aquì casi me puso a llorar “a mi me quemaste miles de veces y sigo volviendo…vivo en lo más profundo de cada niña, de cada chica y de cada mujer” y es verdad…es la semilla que vive en mi que en forma de lágrima intenta salir fuera ^_^

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: