Revista Natural

Carla Trepat es autora del cuento “El tesoro de Lilith, un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual”. Publicado en octubre del 2012, ahora ya en su tercera edición, con más de 5.000 ejemplares vendidos.

¿Por qué un cuento sobre sexualidad para niñas?

Desde pequeña yo ya me acariciaba, a escondidas de mis padres, a veces a solas y otras con amigas, sabía que era algo que ellos no podían ver, no podían saber. Y no entendía como algo tan placentero para mí tenía que esconderlo, como si estuviera mal lo que hacía.

Ahora de mayor puedo ver a esa niña y a esos padres que no sabían que hacer, y delante del desconocimiento, no hacían nada. El silencio como educación. Pues el silenció también educa, y mucho.

Con El tesoro de Lilith pretendo que desde chiquitas las niñas puedan ver lo hermoso de su cuerpo, la belleza que hay en ellas, que conozcan la flor que habita en su vientre (el útero), que comprendan el ciclo menstrual que un día vivirán y reconozcan sus mariposas, el placer que nos visita de vez en cuando.

Una metáfora que nos servirá para abrir conversaciones y empezar este vínculo padres – hijos sobre la sexualidad. Y que así, su sexualidad sea reconocida y acompañada.

Educar a los padres para que ellos eduquen a sus hijos…

Recuerdo una frase que dijo mi abuela: “Yo nunca he tenido un orgasmo”. Esta frase quedó grabada en mí, ¡cuantas mujeres habrán vivido sin conocer el placer de su cuerpo! Y no solamente el placer, muchas mujeres viven negando la naturaleza cíclica de su cuerpo, la menstruación, peleándose cada mes contra sí mismas, para ocultar su sangrado, negando su necesidad de reposo.

Yo también negué mi naturaleza hasta que leí el libro Luna Roja, de Miranda Gray, dónde muestra lo sagrado de la menstruación. Algo en mí cambió y empecé a respetarme, a escuchar las necesidades de mi cuerpo y a ver mi sangrado como una oportunidad para conectar conmigo y reposar.

¿Como puede ser que lo descubriera entonces, a mis 22 años? Y a partir de ahí nació el deseo de transmitir esta nueva y a la vez ancestral visión de la menstruación a las niñas, que desde bien pequeñas valoren y respeten su cuerpo.

Cuéntanos más sobre Lilith

En el cuento, Lilith representa una chica curiosa y aventurera acompañada por una abuela sabia que le transmite los dones de la sabiduría femenina.

Según algunas versiones del Génesis, Lilith fue la primera mujer, hecha a imagen y semejanza de Dios, igual que Adán. Cuenta una anécdota que cuando Adán quiso hacer el amor encima de ella, en la posición del misionero, Lilith se negó argumentándole que eran iguales y que ninguno yacería debajo del otro. Lilith se marchó del supuesto Paraíso, y Adán, encontrándose sólo, pidió a Dios una mujer para él, y así creo a Eva, hecha a partir de una costilla de Adán.

Esta historia del Génesis en forma de metáfora cuenta como hace mucho tiempo la mujer era más consciente y segura de sí misma, tenía una gran intuición y sabiduría, sabía reconocer lo que le hacía bien y lo que le hacía mal.

Nosotras hemos tenido como referente a Eva, una mujer sumisa y dependiente del hombre. Ahora, hace poco menos de dos generaciones, le hemos dado la vuelta al modelo de mujer, nos creemos más libres porque hacemos el amor con cualquiera y donde sea. Hemos ido al polo opuesto. Para mí esto no es libertad sexual, es “locura sexual”.

¿Qué es para ti la libertad sexual?

La libertad sexual empieza por ser cada uno libre en lo más profundo de sí mismo, y eso implica conocerse bien, tener una alta autoestima y confianza, respetar las propias necesidades y deseos. Desde este conocimiento íntimo puedo ver al otro, puedo tocarlo y tener una relación. Conocer primero mi placer para descubrir el del otro y decidir conscientemente qué quiero y qué no.

Muchas chicas llegan a la pubertad ansiosas por probar, por liberar esa energía sexual que les hierve por dentro. Y nuestra sociedad, y sólo en algunos casos, les explica qué métodos anticonceptivos pueden usar. Pero ya es demasiado tarde, y en un encuentro sexual muchas de ellas no sienten la confianza para decir no delante una relación sin preservativo. Yo misma estuve muchos años de mi juventud haciendo el amor sin precaución por no sentirme con fuerza ni seguridad suficiente para proponerlo. Lo que me llevaba a estar constantemente preocupada por un posible embarazo o alguna infección ¡Que pena no haber tenido la suficiente seguridad en mí misma para pedir lo que necesitaba!

¿Qué crees que sería entonces de ayuda para estas chicas y chicos?

La sexualidad empieza desde que nacemos, somos seres sexuales desde el vientre materno, empezar desde bien pequeños a acompañar su descubrimiento del cuerpo, su sexualidad y fortalecer su autoestima será un gran regalo para la mujer y el hombre que serán más adelante.

Es importante que los padres establezcamos una relación de comunicación y confianza con nuestros hijos desde bien pequeños, que sepan que pueden preguntarnos, que pueden comentarnos cualquier cosa, y que la sexualidad que viven, (que va transformándose y evolucionando a medida que crecen) es algo natural. Que sepan que la sexualidad es hermosa cuando saben respetarse y respetar al otro.

¿Crees que es adecuado este cuento para niños?

Cuantos más niños sepan y conozcan desde bien pequeños los ciclos femeninos y los secretos que el cuerpo de la mujer esconde, más podrán comprender su naturaleza y así, chicos y chicas, hombres y mujeres, establecer una relación más profunda gracias a la comprensión y respeto mutuo.

Carla Trepat Casanovas – carlatrepat@gmail.comwww.eltesorodelilith.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: